lunes, 23 de diciembre de 2013

Samsung e ImasD presentan un equipo de piezas intercambiables


La empresa española ha desarrollado una tableta modular, en colaboración con el gigante surcoreano Samsung. Saldrá a la venta en 2014, aunque ya se permiten reservar las primeras unidades a través de Internet.

El concepto de la electrónica modular, viejo conocido en el mundo de los PC, llega estos días a los smartphones (Motorola presentó en octubre su proyecto Ara) y las tabletas. Ayer se presentó en Madrid la que será la primera tableta modular made in Spain, con Samsung como proveedor de hardware pero cuya ingeniería es, al 100%, obra de empresas nacionales. La idea es que el usuario pueda ir intercambiando o renovando las piezas del dispositivo. "Será el fin de la obsolescencia programada", proclaman los defensores de la electrónica modular.

También se trata de un producto totalmente personalizable. La tableta, llamada Click Arm, se fabricará en España a partir de mayo de 2014, pero ya pueden reservarse las primeras unidades a través de la web. Si prefiere esperar, se prevé que la distribución se realice a través de pequeños comercios de informática. "El concepto es una placa base matriz a la que se puede añadir, quitar o cambiar [componentes como] la memoria RAM, la memoria de almacenamiento, el procesador (Gama Samsung Exynos), así como los módulos de comunicación (Wi-Fi, 3G/4G, bluetooth, GPS, sensores, cámaras, etc.", explica ImasD (antigua NTK), la compañía española creadora de Click Arm. ¿Cuánto cuesta? 

La placa base estándar tiene un precio de 72 euros. Sobre ésta, se pueden agregar, por ejemplo, una CPU y una memoria RAM, con lo que el precio sube a los 148 euros. Después, un módulo de almacenamiento (el más barato, de 8 gigas, eleva el precio a 168 euros). Si quiere una conexión de datos, la más económica (2G + voz) de ImasD sube hasta los 187,20 euros. Con módulo GPS, cámaras frontal y trasera, una pantalla estándar de 10,1 pulgadas y una batería de 8000 miliamperios, el precio se eleva ya a 236,20 euros. 

A esto se pueden unir después puertos USB, salida de audio, una carcasa, radio, conectividades NFC y/o RFID, etc. En total, dependiendo de los componentes, una tableta Click Arm puede oscilar entre 300 y 1.000 euros. La compañía española ImasD ha liderado el proyecto, que ha supuesto una inversión cercana a los dos millones de euros. Fuentes cercanas a esta empresa aseguran a EXPANSIÓN que la acogida está siendo "muy buena" y que, a medio plazo, se prevé la creación de 200 puestos de trabajo, entre directos e indirectos. Samsung aporta parte del hardware, como el procesador, mientras que la placa base matriz y el software corren a cargo de ImasD y otras ingenierías españolas, como Itaym, Ticplas, Opentix o TEF Montaje. El diseño, por su parte, es italiano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vuestros comentarios siempre son útiles para todos los lectores, deja tu comentario para poner tu granito de arena. Si nos sigues en Twitter o Facebook veras todas las ofertas que lanzamos todos los días.